lunes, 9 de marzo de 2009

How Far Would Yoy Go To Expose The Truht?



En la revista “practical photography” del mes de abril 09 (si, habéis leído bien), presentan el portfolio de la fotógrafo profesional MARIELLE VAN UITERT de un trabajo sobre las condiciones medicas en zona de guerra (Kabul).

Es increíble, las fotos muestran poco pero demuestran mucho, son de una crudeza salvaje, aunque apacible y esperanzadora. Cada día me gustan más las fotografías realizadas por mujeres, tienen algo especial, [(que casualidad, hoy es el día de la mujer)], tienen una sensibilidad que la mayoría de los hombres reconocemos pero no sabemos reflejar en nuestras fotos, ella relata en la entrevista, como ataviada con su burka y su cámara retrataba la situación de los hospitales en Afganistán. En un país donde por la religión las mujeres han de ser prácticamente invisibles, Marielle tenia que serlo a la fuerza, se jugaba la vida en ello.... huy,huy, que me pierdo....

Lo realmente interesante es la primera cuestión que abre la entrevista, más o menos significa; ¿hasta donde estás dispuesta a llegar para mostrar la verdad?, los que ya tenemos una edad, hemos visto las tendencias de los fotoreporteros a los largo del tiempo, hemos pasado de una crudeza visual generalizada a una sutileza discordante, todo para no herir susceptibilidades. De las salvajes imágenes de los cadáveres humeantes de los años 80 pasamos a la sutileza de unas imágenes incluso bonitas, visualmente hablando. Mi pregunta, ¿son igualmente efectivas?. un ejemplo es la foto ganadora del galardón “World Press Photo” del año 2008, se ve a un soldado reposando en una estructura cansado. En el mismo galardón del año 1981, se ve la imagen de un soldado calcinado y humeando junto a los restos del helicóptero donde viajaba.

He reflexionado mucho, al menos cinco minutos, y creo que ahora no se trata de contar la verdad, no interesa que nadie refleje la crueldad de una situación, de hecho los gobiernos de los países poderosos no quieren que nadie relate la realidad de una guerra, de una ocupación, y visten con una falsa moralina lo que vulgarmente se ha llamado censura. Si, Censura de los medios, para cuidar nuestra salud mental nos cuenta que la guerra es mala (peor para los malos), pero no nos lo enseñan.

Para los que somos muy burros, nos hace un mayor efecto una foto de una guerra de los años 80 que las de ahora, que parecen muy limpias, muy ordenadas, y solo mueren números,con lo que el cerebro no procesa la realidad, es incapaz de mostrar lo que realmente es.

Con todo esto..... ¿que es verdad?

un saludo