martes, 10 de marzo de 2009

Scalextric y otros juguetitos




Eduardo tiene seis años, en agosto hará siete. Cada conversación con él es una maravilla, me da unas lecciones salvajes acerca de la vida, desde su punto de vista, claro, pero lecciones muy valiosas. Es importante cada día reflexionar un poco sobre el sitio donde estamos, si no es probable que perdamos el juicio.

Desde que era pequeño vengo coleccionando coches de "Scalextric", la verdad es que solo unos pocos han probado pista, la inmensa mayoría no ha salido de la caja y ocupan un lugar en un obscuro armario del trastero.

Durante la cena le comente a Edu que mañana iría a recoger el nuevo coche a correos, y su frío comentario fue: "papa, otro coche con el que no podremos jugar...."; me quede helado, me dio un vuelco el corazón, y eso que no lo dijo con pena, sino más bien con indiferencia, como si tuviese asumido el tema. Sinceramente, ni intente explicarme, ...tiene razón..., un fin de semana de estos monto el circuito y pienso probar todos y cada uno de los coches (son más de 200).

un saludo