viernes, 4 de febrero de 2011

334/365

Buscamos tanta uniformidad que nos perdemos la riqueza de las personalidades "anormales"