viernes, 8 de octubre de 2010

215/365

Si un día nos miramos al espejo y no nos reconocemos, debemos cerrar los ojos y buscar todo lo artificial con lo que nos vestimos, y desecharlo.