domingo, 6 de diciembre de 2009

Viaje a Ninguna Parte



Lo que para nosotros no deja de ser una rutina, y por lo tanto algo tedioso, para los niños es una verdadera fiesta.

Ayer tuve la feliz idea de quedar con amigos en el centro de Madrid para ver las luces de navidad y todas esas cosas, y pensé, ya que todo el mundo esta de puente, ¡vamos a aprovechar!....

Bajamos a Madrid en tren, a los niños les hace mucha "ilu"..... ¡y menos mal!, ¡estaba todo colapsado!

pero, ¿no estaba todo el mundo de puente?

pero, ¿no estábamos en crisis?

pero, pero......

Se conoce que todos los que no se han ido han tenido la feliz idea de ir al centro...

y los niños, benditos sean, dando el coñazo todo el día con sus cosas, que cuando comemos, que quiero sentarme, que cuando llegan nuestros amigos......

pero en fin, después de una hora y media y varios intentos fallidos conseguimos sentarnos a comer, coño, ¿ya son las cuatro?, hay que darse prisa que hemos quedado a las 4:30.... y a correr... bueno, correr, correr, poco, la edad media de los camareros superaba con creces los 70 años y como os podéis imaginar los ritmos de trabajo no eran especialmente altos. Pero bueno, comimos y nos dirigimos al punto de encuentro, que no es otro que la estatua del centro de la plaza, y allí estábamos unos cientos de miles de personas esperando a otros cientos de miles....

Aunque pueda parecer imposible nos encontramos, algo más tarde de lo esperado pero nos encontramos, y comenzamos con el .... ¿y ahora que hacemos?, mientras mil ojos miraban a los niños correr en la medida de sus posibilidades.

Al final decidimos irnos lo más lejos posible y acabamos cerca de las cortes tomando un cafelin, y fue una tarde muy agradable.

De vuelta a casa en el tren los niños emocionados, cansados pero contentos y llegó el momento estelar.... nos bajamos del tren, subimos al coche y.... ¡¡NO ARRANCA!!, cachondeo familiar, los niños contentísimos y allí estábamos la familia esperando a la grúa en una parking de una estación de tren completamente desierto.

¡¡Pedazo de día!!... desde luego no nos faltó de nada, por supuesto he omitido que luces vimos pocas, que nos confundimos de tren y alguna chorrada sin ningún tipo de importancia :)

Ya en casa, cuando los niños se acostaron yo me puse esta canción....