lunes, 12 de octubre de 2009

Turisteando Por Madrid



Como ya sabréis, no soy muy amigo de las experiencias multitudinarias, en casi ninguna circunstancias, pero el otro día me animé a ir a un evento de fotografía por las calles de Madrid, es el segundo de mi vida al que voy y el más concurrido.

Me gustó la experiencia, y eso que cuando voy a hacer fotos me gusta ser lo más invisible posible, y con un montón de gente con equipos de fotos es prácticamente imposible pasar desapercibido, aún con todo, lo pasé muy bien.

La salida del "photowalk", y permitidme que use este anglicismo, ya que en español me suena francamente mal "caminata fotográfica", fue en la puerta de Toledo, para acabar el evento en el Templo de Debod, después de pasear por parajes peculiares de Madrid centro.

Pues bien, ahí íbamos una manada de personas, cargados con nuestras cámaras y demás cachivaches fotográficos paseando por las calles donde prácticamente eramos el centro de atención de los viandantes, "afotando" a diestro y siniestro y por lo menos en mi caso, disfrutando de lo lindo.

En estas cosas me pasa un poco como en el golf, necesito al menos cuatro o cinco hoyos para entrar en calor y meterme en el partido, aquí necesite de algo de tiempo y conversación amena para animarme a hacer alguna foto, y por cierto, alguna es de mi agrado.

En este tipo de caminatas, el objeto principal de la fotografía suele ser la social, para los no iniciados, el hacer fotos, generalmente robados, de la peña que anda por la ciudad. Es un tema apasionante, aunque yo debo confesar que ya no tengo huevos para hacer este tipo de fotos, lo que supone un handicap importante, ya que dejo pasar oportunidades maravillosas para obtener una buena foto, pero en fin, no estoy para pelearme con mis demonios, ¡es mejor convivir amigablemente con ellos!.

Como siga así voy a acabar pensando que soy un ser social ;)