jueves, 7 de mayo de 2009

Y De Profesión..... Hijo



Como muchos días nos hemos ido a dar un paseo por el campo cerca de casa, solemos ir en bici o caminando, hoy tocaba andar. Para mi es muy relajante y para los enanos toda una experiencia, cada día realizan un nuevo descubrimiento, o una planta o alguna hormiga, el caso es que disfrutan mucho también.

Sobre las nueve regresamos para casa, y al entrar me encuentro a un chaval de unos 11 años en la pista de padel, es un chico que desde pequeño juega con su padre y la verdad es que tanto padre como hijo juegan bien, yo con el padre he jugado en alguna ocasión, y es muy exigente con los deportes, mientras que para mi es un divertimento a él le va la vida en ello, (por cierto, le jode mucho que le gane). Desde hace tiempo el padre enseña al hijo, pero hoy no, le ha puesto un profesor.

Y menudo profesor, desde la terraza les he estado observando y la conversación no me ha gustado un pelo. El trato que daba al chaval era francamente exigente, no le perdonaba un error, y de formas ni hablamos.

Yo debo ser muy mal padre, pero desde luego a mis hijos no les trata así nadie, si para el aprendizaje es necesaria la humillación, apaga y vámonos.

Me ha hecho pensar en el trato que reciben nuestros hijos en los deportes, ¿que pretendemos?, ¿que salga una figura en algo y nos retire?, yo he practicado mucho deporte desde muy pequeño, pero nunca me han tratado así,

((....a lo mejor es que no veían proyección.....))

Siempre he contado con el apoyo de mis padre, y si no ganaba, pues nada, ¡lo importante era disfrutar!, a mi personalmente me parece una buena enseñanza, yo intento transmitir eso a mis hijo, que sean competitivos pero sin pasarse, sin obsesionarse y por supuesto, sin frustrarse.

Estas actitudes desde tan pequeños creo que son enfermizas, sinceramente, me molestan, yo creo que es proyectar las frustraciones que todos podemos tener en nuestros hijos y crearles una presión innecesaria que irremediablemente les conducirá a la infelicidad.

En fin, no se que podéis pensar de esto, pero a mi en ocasiones me quita el sueño.

un saludo