sábado, 9 de mayo de 2009

Otro Mundo Es Posible ... ¿queremos?




Hoy mamá tenia guardia, cuando ya empezaba a perder la paciencia he cogido a los niños y me los he bajado a Madrid. Mareando por el centro nos hemos encontrado con un sarao del día del comercio justo.

En la plaza de Felipe II había montado un tinglado muy "alternativo", pero bastante curioso. Cuando hemos llegado estaban cantando canciones sobre la igualdad entre hombre y mujeres y temas sobre los niños esclavos. He de reconocer que yo estoy muy sensibilizado a estos dos temas, he disfrutado y los niños se lo han pasado muy bien.

El caso es que me ha dado por pensar, he recordado una entrada en un blog que sigo y que es de los pocos que me hace reflexionar (http://tinyurl.com/qkdee9), os lo recomiendo, es muy interesante. En esta entrada, Merxte Pasamontes habla de lo eficaz de algunas medidas concretamente en las favelas del Brasil (leéroslo). También son importantes las iniciativas de organizaciones como la Fundación Vicente Ferrer, La Cruz Roja y otras tantas, representadas en los actos del día del comercio justo.

Yo particularmente tengo apadrinado un niño con Vicente Ferrer y contribuyo con La Cruz Roja....

....pero el caso es que al final siento algo raro....

....siento que es ineficaz, que por cada niño que se salva hay miles que no lo consiguen, y me pregunto ... ¿por qué?.

En mi caso no llega a 400€ al año las contribuciones a estas dos causas, en realidad es muy poco dinero, sin embargo miles de personas que pueden no lo hacen, ¿es por falta de voluntad?, ¿por desinformación?, o simplemente es que hay muchas personas que prefieren gastarse en ellos los 400€ anuales.

Las acciones de las personas o de las familias son irrelevantes, sin embargo los gobiernos si podrían realizar cambios importantes pero,el problema de fondo es que no hay voluntad, el capitalismo no puede permitir una sociedad justa, ya que la desigualdad es la base de su sustento, y lo que más me apena es que con esta crisis se ha perdido una oportunidad de oro para promocionar un cambio hacia la igualdad. Realmente no se como acabará esta crisis, pero me temo que no habrá cambios sustanciales en la economía, ...el tiempo lo dirá.

Yo seguiré como hasta ahora, con sensación de rabia e impotencia porque la cobardía no me permite emprender las acciones que siento que debería hacer e intentaré limpiar mi conciencia con el pequeño aporte a las causas de la gente que de verdad ayuda.

Un saludo