martes, 14 de abril de 2009

Un Día......



Hola,

Son las 20:24, estoy sentado en mi cama escribiendo en una especie de trono que he fabricado con cojines, estoy tomando un horchata, suena música "ochentera" en el ipod a un volumen extraordinariamente alto para mi costumbre. Me he pegado un baño de impresión y he cogido del trastero viejas revistas de fotografía de los años 70 y 80.¡vaya!, parece que estoy nostálgico.......

(...ya pasó, ya pasó...)

Hoy por lo visto es el día de la República, la peña 2.0 de los "interneses" está muy alterada ante tal evento, en fin, que se le va a hacer, yo soy republicano el resto del año, hoy me haré monárquico.

Bueno, que me lío con paridas, hoy me asomo por aquí solo para contar que en una de las revistas que he leído en la bañera, en concreto el AF del febrero de 1981, aparte de analizar la cámara "ALPA si 3000", hay un artículo de un fotógrafo en el cual cuenta cosas de sus fotos y de la expresión que intenta transmitir, y de que le importa muy poco tal y cual opinión, y así un par de hojas... pero lo más relevante es que este articulo puede ser publicado hoy y nadie se daría cuenta que tiene 16 añazos.

Yo le doy muchas vueltas últimamente a un pensamiento, ...no, no son gases..., y es el siguiente, ¿quien es el encargado de dar el talento?, la fotografía, como cualquier expresión artística (si es que alguien lo considera arte) esta sujeta a modas, casi podría decir que es temporal, las tendencias son seguidas por masas de fotógrafos que intentan mediante la aplicación de técnicas obtener resultados llamativos, olvidando el motivo de la fotografía. Yo creo que todo el mundo ha probado procesados extraños para sacar algo de una foto con la que no están contentos.

Debo volver al principio, a disfrutar HACIENDO FOTOS, sin preocuparme de si gustarán, de si las verá alguien, de si la comentarán el Flickr o de si alguien del foro dejará su opinión. He disfrutado un montón de años haciendo mis fotitos, sencillas, fáciles, sin preocuparme de nada ni de nadie. Miraba, visualizaba y disparaba, luego las veía, las recordaba, las sentía y las guardaba en una caja. Cada cierto tiempo abría las dos inmensas cajas de fotos, y soy capaz de recordar las sensaciones de cada toma. ¡A mi mis fotos me transmiten sensaciones!. En está nueva era digital sería incapaz, más que hacer fotos hacemos estadística, jugamos con probabilidades y algo saldrá. Me parece un horrible panorama.

En definitiva, se que no voy a cambiar nada, cuando salga a afotar haré 100 o 200 fotos por si las moscas, luego procesaré dos, me decepcionarán los resultados y lo peor de todo, ¡no podré echar la culpa al laboratorio!

Saludos