viernes, 16 de mayo de 2014

Madurando la foto (vida)

Espigada

Lo mejor de las aficiones es que no te dan de comer, al menos comida, "solo" reconfortan el espíritu, distraen y alejan penas, así es en mi caso. Nunca he buscado el aplauso, la verdad es que mientras lo escribo me siento un poco mal, algo falso... pero seguro que en el fondo es lo que pienso ;)

El caso es que la foto que os muestro es una de la serie que hice a mi niña con la Bronica grandota que cuando me entra la morriña saco a pasear. Para mi no es solo una de la serie, quizá es la fotico que más me gusta de toda la serie (hay que tener en cuenta que el carrete es de 12 fotos), para gustos los colores, aunque esta esté en blanco y negro.

Sin embargo, es la foto que más me gusta hoy, lo que me estoy dando cuenta es que no tengo criterio, que califico las fotos que veo en función del estado de ánimo del momento, de la música que escucho cuando veo las fotos, etc, en fin, que me afectan muchas variables a la hora de definir mis gustos por una foto lo que condiciona tremendamente el resultado, y empiezo a considerar que es un problema... o no.  

¿qué porcentaje de "sensación" aporta el artista y cuánto aporta el visitante?

La cuestión es que veo grandes "obras maestras" que no me dicen mierda y me preocupo... ¿de verdad soy tan zoquete?, lo mismo con tiempo y unas cañas me entero de que va esto del "arte".

Para que os hagáis una idea tenia pensado escribir algo sobre el aborregamiento de la sociedad a la hora de ir a votar, y he terminado hablando de una foto que hice a mi pequeña y lo borrego que soy.