martes, 3 de septiembre de 2013

Unas de la Vita


De mi suegro heredé una "Vöigtlander Vita automatic", está casi nueva y con la mierda esta de la moda vintage me decidí a probarla, la cargué con película de blanco y negro y a la calle. Las sensaciones son buenas, es agradable y aparentemente robusta. Hacer película con este tipo de cámaras es un reto, puede apostar por la lomografía y pasar de todo o tratar de hacer alguna foto decentilla, yo lo intenté, pero es complicado..... El visor de la cámara no tiene ninguna asistencia, es simplemente un agujero en el cuerpo que indica aproximadamente la foto a tomar. Echo mucho de menos alguna ayuda en el enfoque, pero en fin, ajo y agua. Es absolutamente manual y carece de fotómetro, pero eso hasta me gusta, ademas ahora hay muchas aplicaciones para el movil que solucionan lo del fotómetro y ni una de las fotos ha salido mal expuesta.

Hacer fotos con este sistema es lento, lo primero es encuadrar, luego ajustar la velocidad y diafragma con la app o a huevo (el 80% de las fotos están hechas a ojo), como mejor os venga, luego calcular la distancia del sujeto que queremos tener enfocado y ajustarlo en el objetivo... y ya podemos apretar el obturador.... con cuidado que es un poco aparatoso mueve toda la cámara.

El resultado del primer carrete ha sido un poco desigual, de exposición todas han salido bien pero de enfoque ya no tanto, no ando fino con eso del cálculo de distancias.... o de memoria... al algo....


Os enseño alguna de las fotos que tengo, están sin tocar, encargué una revelado con CD y la verdad es que los negativos están destrozados y el CD de calidad es bastante regulera.... imagino que tendré que pensar si hacerlo yo mismo.... 








sinceramente, si descontamos la nostalgia, con la reflex digital me apaño mucho mejor ;)