domingo, 26 de diciembre de 2010

294/365

Hay días que cuesta mucho abandonar nuestra fortaleza, pero siempre compensa y enriquece.