domingo, 21 de noviembre de 2010

259/365

Los domingos todo cuesta mucho, más en estos días lluviosos y fríos, donde lo único que apetece es estar tirado.... ¡lastima que los niños no piensen lo mismo!