miércoles, 17 de noviembre de 2010

255/365

En ocasiones deberíamos romper todas nuestras barreras, como ejercicio de oxigenación de nuestros procesos.