martes, 16 de noviembre de 2010

254/365

Es curioso (y paradójico) que en un mundo en el cual hay cursos para todo, en cuestiones de paternidad cada uno se rija por su libre albedrío.