jueves, 4 de noviembre de 2010

242/365


Por muy recto que sea nuestro caminar, inevitablemente, nuestra sombra aparecerá en los extremos más insospechados... ¡somo seres humanos!