miércoles, 27 de octubre de 2010

234/365

Mucho me temo que estos nuevos dioses a los que adoramos no nos den ninguna satisfacción a largo plazo