lunes, 30 de agosto de 2010

176/365

Los días en que la desesperanza se adueña de nuestros sentidos son los mejores para obviar la paleta de colores y centrarnos en la composición.