viernes, 16 de abril de 2010

Los 12 Disparos




Hacia una barbaridad de años que no sentía eso..., no se si es por mi reciente cumpleaños, que me ha vuelto nostálgico, pero el caso, es que el otro día me dio por comprar un carrete de fotos para la cámara de formato medio. ¡Que sensaciones!, poner el carrete (espero que bien), armar el obturador, mirar, encuadrar y disparar.... "Clonk", un chasquido seco y se acabo, ¡la suerte esta echada!.

No tienes posibilidad de ver la foto en el momento, de corregir los errores posibles, solo queda la ilusión de éxito!, ....¡y menuda ilusión!, durante el tiempo que pase hasta el revelado, quedará grabado en la mente ese preciso momento en el que apreté el botón.... pero solo hasta que las revelen, luego.... con suerte... un par de fotos estarán aceptables (¡firmo ya!).... ¡y a por otros carrete!.

Si debe ser la nostalgia... ¿por qué alguien se gastaría un pastón en hacer 12 fotos?, hay que tener en cuenta que yo ya no revelo ni amplio en casa, lo hacen en un laboratorio con procesos manuales, para garantizar la calidad y esas cosas, pero en mi caso, ¿que calidad hay que garantizar?. Con esto quiero decir que no creo que obtenga mejores resultados que con mi cámara, incluida la del iphone, pero no obstante las sensaciones no son las mismas, el proceso de "disfrute" comienza en cuanto coges la cámara, y la verdad, lo echaba de menos, mucho de menos.

Por cierto, tengo que comprarme un fotómetro que esa cámara no lleva.

Cuando tenga reveladas las fotos os las enseño, ¡si es que hay algo que enseñar! :)