lunes, 8 de febrero de 2010

Cerdos Ilustrados




Ya!, pues no, no voy a hablar de jamones, no... que ricos....

Me estaba acordando de una escena de "el guardián entre el centeno", del recientemente fallecido Jerone David Salinger en la cual el amigo Holden describe el neceser de un compañero que iba siempre de punta en blanco, pero que en el fondo era un cerdo, o así se lo parecía al prota. El tema es que me acabo de acordar de esa escena y estaba repasando mentalmente que casos podría conocer así, ...¡y coño!, hasta yo puedo ser un "cerdo ilustrado"....

El día en que empece a leer el guardián entre el centeno es memorable, ...tiene su miga... (musiquita de flashback)....

Un caluroso día del comienzo del verano me partí un brazo en un accidente, debía de tener unos 14 o 15 años, ya no me acuerdo, pero mis padres prefirieron veranear en Galicia para que no me dieran envidia las playas de Marbella, así que allí que nos fuimos, escayola incluida, ...aunque en realidad yo no llegue al destino, Comiendo en el parador de Santiago empecé a ponerme mal (ya se ha pasado comiendo el animal de Borja, decían las malas lenguas) y me tuvieron que ingresar por peritonitis aguda, ¡vamos!, que casi casco en ese momento, y quince días en el hospital Universitario de Santiago de Compostela.... Mi vecino de habitación era un paisano de unos mil quinientos años de alguna aldea perdida, el pobre no conocía lo que podía significar el acto de ducharse, aunque en el hospital lo aseaban ligeramente, pero cuando venían sus familiares a visitarlo, aquello si que era un fiesta, joder que familia, ¡vamos!, que a mi las enfermeras me sacaban al pasillo para que pudiera respirar..... Pues así andábamos cuando empecé el libro, y así estábamos cuando me lo acabe, ya que en los quince días que estuve en el hospital me dio tiempo de sobra para leerlo.

(creo que acabo de descubrir el porque no me gusta el marisco.... como me gusta esta terapia.)

Es un libro que me ha marcado mucho, me encantó, yo creo que es de los primeros con los que disfrute mucho leyendo, es cuando me enganche de verdad a la lectura compulsiva.... por cierto, recordarme que algún día os hable de Bukowski....