miércoles, 11 de noviembre de 2009

Integración



Siempre he sido muy escéptico con estos asuntos de la integración, para mi es uno de los temas más complicados de gestionar, sin embargo...

¡he visto la luz!

¡Si!, el otro día me fui a comer con mi amor a un chino, era uno de esos días en los cuales nosotros teníamos fiesta pero los niños no (ya podían ser muchos más), después de una mañana de compras y ya tarde nos acercamos al restaurante y vi la escena que me convirtió.

Nos atendió una señora china con conocimientos correctos del castellano, y digo correcto porque más o menos nos entendíamos, pero como os he dicho era tarde, y llego la hija del instituto y se ocupo de nosotros el resto de la comida..... y entonces ocurrió...

La hija se comunicaba con su madre en perfecto castellano, y la madre la correspondía como podía (que no era poco), y oye..... me impacto.

puedo parecer un paleto, pero me resulto muy significativo, mira que me gusta comer en chinos, japoneses, tailandeses y sitios así, y es la primera vez que veo la escena, normalmente se hablan en sus propias lenguas, ¡y ojo!, que no me parece mal que lo hagan, pero creo que para la plena integración debemos de coincidir en un numero mínimo de requisitos, y uno de ellos es el lenguaje, los idiomas han de ser integradores.

La escena me ilusionó mucho.