miércoles, 2 de septiembre de 2009

Cocina Fusión, Maridaje y otras zarandajas



Si salgo de un restaurante con hambre, me mosqueo,
Si salgo de un restaurante después de haber pagado más de cien euros con más hambre que a la entrada,...!pienso que soy un gilipollas!

Me encanta comer en sitios buenos, no me importa pagar dinero por comer, pero solo pido eso, ¡comer, y tener la sensación de haber comido!

Últimamente he ido a restaurantes de cocina fusión, no se si es por una moda o es que ha coincidido, pero no me gustan, bueno, si me gustan pero paso hambre, y eso no me gusta, arggggggg, ¡me estoy liando!, yo pienso que aquí se ha malinterpretado el concepto de cocina fusión, y como elemento principal a fusionar se usa el aire.

A lo que voy, en unos pocos años se ha tratado de culturizar a este pueblo nuestro en materia culinaria, hemos pasado de unos pocos restaurantes selectos a muchos restaurantes de moda presuntamente de alta cocina, y con los vinos, ni os cuento, el cambio a sido de la bota al Vega-Sicilia, así, ¡sin escalas!.

Ahora el ir a comer en cualquier restaurante medio es una feria, entre las fusiones y los maridajes, te pasas media hora discutiendo las cartas varias que previamente ha traído un camarero pulcramente vestido, muy de largo y muy de negro.

Yo lo tengo muy claro, cada día me dejo aconsejar por el maitre, sumiller y demás personajes que pasan por la mesa ofreciendo cosas, ya que vas a pagar una pasta, que por lo menos, si no comes a gusto, le puedas echar la culpa a alguien.

Bon Appetit!