miércoles, 8 de julio de 2009

Cambio de Vida



"Los días de playa quedaron atrás
vendiste tu tabla, empezaste a trabajar
de haber podido escoger el final
habrías pedido ir a morirte junto al mar."
(No Surf, Loquillo y los trogloditas)



La vida es la leche, es como una montaña rusa sentimental, unos días tienes unos subidones espectaculares y a las pocas horas estás de bajonazo, te levantas pensando que eres un semidiós y te acuestas absolutamente humillado.

Según la profesión que hayas elegido (si has tenido esa suerte) hay momentos de trabajo frenético y productivo, en otras ocasiones tienes mucho trabajo absolutamente improductivo y desesperante, lo que a mi personalmente me frustra.

Ahora es momento de juntar la coyuntura personal con la profesional y tenemos un cóctel neurológico extraordinario para el tratamiento de los mejores psiquiatras del país.

En fin, todo esto viene a cuento porque hay veces que me gustaría ser funcionario, pero FUNCIONARIO con mayúsculas, de esos que tienen una jornada de trabajo de 9 a 2 y luego se acabó, y digo que se acabó porque el trabajo se queda en la oficina, y uno se olvida de todo, sin ningún tipo de preocupación o responsabilidad.

Yo no se lo que es eso, y me gustaría experimentarlo en alguna ocasión, así que si alguien me quiere ofrecer un trabajo así, ¡soy todo oídos!

Y ojo, no tengo nada en contra de los funcionarios, al contrarío, ¡bien por el funcionariado!

un saludo