sábado, 25 de abril de 2009

Vientos Helados




Nos movemos en unos tiempos francamente complicados, sin desearlo nos vemos inmersos en una crisis que no hemos provocado, ahora nos cuentan que somos culpables por haber vivido por encima de nuestras posibilidades y otros tipo de estupideces similares.

No, no debemos caer en eso, nosotros no hemos sido los causantes de este caótico momento.

El capitalismo feroz, la mala gestión de los bancos, la especulación inmobiliaria, el bajo control de los gobiernos (entre otros) han sido los culpables de la gran crisis que estamos padeciendo. Los consumidores no, no somos los culpables, todo lo contrarío, en este escenario somos los únicos que seguimos cumpliendo, en la medida de nuestras posibilidades.

Un consumidor tiene que consumir, tiene que tener una casa, un coche, un....., un millón de cosas más o menos superfluas pero absolutamente necesarias para que la economía funcione, y si nosotros dejamos de consumir.... ¡apaga y vámonos!

¿cuando dejamos de consumir?, cuando cunde el pánico, cuando el resto de los agentes no cumplen con su parte del contrato.

Yo quiero una casa, ahora no me la puedo comprar, ¿por qué?, porque los bancos no tienen dinero y no se fían unos de otros,

Estamos en el centro de un circulo vicioso que no tiene fácil solución, y la solución no es fácil porque no está en nuestra mano, entonces, ...¿que hacemos?...

¡ajo y agua!

Pues por lo visto SI, nos queda esperar, y a los que sean creyentes rezar.

Yo tengo una visión un tanto particular de esta crisis, se solucionará en cuanto a los niños ricos se les pase la pataleta, cuando les devuelvan sus juguetes dejarán al resto de los mortales tranquilos.

En fin, ¡paciencia!

Saludos.