jueves, 1 de enero de 2009

Mi gorro nuevo



No me gusta nada comprarme ropa o complementos, prefiero que de eso se ocupen otros,sin embargo el otro día mareando en un centro comercial con mi mujer y los niños vi en una tienda el sombrero de la foto, ¡¡coño!!, no me pude resistir. Me lo probé y aquí esta.

Desde hace muchos años he usado gorras, gorros y sombreros, más por necesidades del guion que por estética, aunque reconozco que me gusta. Con 16 añitos (en el siglo pasado), empece a padecer los síntomas familiares de la alopecia galopante, vi como mis primos se quedaban calvos y yo no tardaría en aplicarme la misma linea de peinado, al principio use "minoxidil", en un intento banal de luchar contra la calvicie, pero al poco tiempo entendí que eso era una batalla perdida y me compre la primera gorra, una especia de "zapatilla de cuadros", luego pase a las gorras deportivas y posteriormente a los gorros.

Después de 23 años con esta guerra, tengo que reconocer que he salido victorioso, aun conservo algo de pelo, gracias a haberlo llevado al uno desde los dieciocho años y haberlo tenido cubierto en los rigores del invierno y los excesos del verano.

Lo único que deseo, es que con mis hijos haya conseguido mejorar un poco la raza y les pueda eximir de tan pesado legado.

un saludin....


por cierto, obviar la cara de gilipollas que tengo en la foto, pero me la hizo mi mujer y ya se sabe, las cámaras recogen la esencia de la personalidad del retratado desde el punto de vista del fotógrafo.