sábado, 10 de noviembre de 2007


La Religión; esa gran desconocida.

YO

Mi familia es profundamente cristiana, practicantes convencidos y activos, y yo, ironías de la vida, siempre he tratado de racionalizar todas las circunstancias de mi vida, ¿cómo encaja la religión en mi planteamiento? pues yo no lo se, pero regular. Sinceramente, no concibo la irracionalidad de cierta gente fundamentalista y desde mi punto de vista hipócrita. Considero que hay mucha falsedad en cuestiones de religión, convencido como estoy que la religión católica es especialmente fácil de practicar, muchos de sus adeptos, en el momento que salen de su misa diaria o dominical, parecen mutar en individuos a los cuales se les han olvidado todos los valores. Esta circunstancia me molesta profundamente, y desgraciadamente, la hipocresía está muy difundida.

En cualquier caso, ¿para que sirve la religión?, en teoría, contesta alguna de las preguntas fundamentales de la vida, alguna de las grandes preguntas. Pero, ¿qué pasa si no te haces esas preguntas?... sobran las respuestas.

Desde el punto de vista humano, yo trato de ser coherente con mis ideas, y sobre todo, trato de ser respetuoso con todos en cualquier aspecto de la vida, personal o profesional, cosa distinta es en que porcentaje de veces lo consigo.

Otro aspecto que me asusta de La Iglesia, es que de vez en cuando surgen miembros que expresan a los cuatro vientos su homosexualidad, sinceramente, me importa muy poco lo que sea, pero es como si un cura proclama que es un “putero[1]”, señores seamos serios, me parece una incongruencia inmensa que ustedes que han hecho votos de celibato proclamen sus tendencias sexuales. Hoy por hoy y mientras se mantengan sus votos esto es lo que hay. Con esto no quiero decir que este de acuerdo con esos votos, pero si no les gusta, por favor, no se ordenen sacerdotes.

Resumiendo, lo que peor llevo de todo este asunto es la falta de coherencia que demuestran algunos de los miembros relevantes de la Iglesia Católica.

Otros de los asuntos que me asusta con el tema de las religiones es la falta de criterio que hay, ¿Cómo es posibles que podamos ser miembros iguales Pinochet[2] y yo?, si alguien no sabe de que hablo, que se lea detenidamente la biografía de ese individuo (la oficial y las no oficiales), al cual dio de comulgar el Papa Juan Pablo II.

MI CIRCUNSTANCIA

Religión y Economía, La Iglesia (como institución), centro de poder económico y financiero.

Echar un vistazo al Vaticano, resulta un poco opulento, ¿no?. Desde que se creó la Iglesia Católica, está se ha convertido en un centro de poder, sin necesidad de remontarme mucho en la historia, el peso especifico de esa institución en España es muy elevado e incluso ahora, en una España moderna y aconfesional, según quien gobierne, tienen un papel activo en las decisiones políticas.

Reconozco el importante papel que ha tenido esa institución en el mundo, es claro e innegable que ciertos sectores ayudan a las personas menos favorecidas, pero todo cambia si hablamos de la institución con mayúsculas, de la cúpula de dirigentes a nivel mundial. En este punto es cuando las personas dejan de existir y comienza a hacerse política, encaminada a preservar sus intereses, y en un segundo (tercer o infinitesimal) plano, los intereses de sus feligreses.
El escándalo de la Banca Vaticana....
[1] putero.
adj. coloq. Dicho de un hombre: Que mantiene relaciones sexuales con prostitutas
2. m. C. Rica. prostíbulo.
[2] Augusto José Ramón Pinochet Ugarte