martes, 19 de noviembre de 2013

¿Vamos hacia adelante o hacia atrás?


Yo soy un niño de la dictadura, durante mi infancia se lograron grandes cosas en lo que a derechos ciudadanos se refiere, sin embargo, durante mi madurez no hago más que ver como en esta cuasi-democracia en la que vivimos se vuelve a comportamientos de las más duras dictaduras.

Estaba leyendo tranquilamente (sin ningún animo de encabronarme) el borrador/proyecto/propuesta/ de la ley de seguridad ciudadana que prepara este equipo de gobierno que nos ha tocado en suertes, y la verdad es que me quedo un poco perplejo al sentir que la disociación entre los poderosos (de cualquier índole) y el pueblo cada vez es más grande, ¿para quien legisla esta gente?, ¿que propósito tienen con estas medidas?, me temo que se trata de acallar a la gente a base de crujirles algo más la cartera, sospechoso... muy sospechoso.

Hay que esperar a ver en que acaba esto, pero mucho me temo que acabará mal, ¡mal para los de siempre!, los otros ya se apañan ello solo con sus cosas para que no les afecten estas medidas.

En la facultad tuve un profe de derecho administrativo que nos decía que la democracia es plena cuando todos teníamos los mismos derechos y obligaciones, cuando se acabasen las prerrogativas de ciertos poderes, como por ejemplo los de la policía. Aquí se tiende a lo contrario, ...una desgracia como otra cualquiera.

La solución no es dar palos... no, por ahí vamos muy mal.

¡Paz!

PD: no se si esta entrada puede ser constitutiva de delito con la nueva ley, pero bueno si lo fuere ya pido disculpas sinceras de antemano y eso. ;)