domingo, 23 de enero de 2011

322/365


Con la edad, tratamos de aferramos a cosas cada vez más estúpidas.... ¡perdemos el criterio de lo que debemos conservar!