viernes, 3 de diciembre de 2010

271/365

Al intentar simplificar el discurso es cuando podemos inducir a error a las mentes menos dotadas, ¡como la mía!