viernes, 5 de marzo de 2010

La Tortilla Con Cebolla ...Of Course!



Si hay algo que me gusta en este mundo es la tortilla de patatas, y a diferencia de lo que opinan los demás, la mejor no es la que hace mi madre, ni mi suegra.... mucho más cerca... mi mujer.... ¡cuando toca!.

No es que se prodigue mucho, pero cuando la da..... ¡que delicia!, y no es por fardar, que podéis preguntar por ahí como la sale..... ¡que cosa más buena!.

Y oye, es una fiesta, el otro día toco cenar tortilla, la primera del año, los enanos estaban que se subían por las paredes, lo que os cuento.... ¡una fiesta!

El asunto es que esta mañana, en un programa de radio que habitualmente escucho en el coche camino del despacho, hacían una encuesta sobre como le gusta a la gente la tortilla de patatas, que si cuajada o hechita, y cosas de esas... este tipo de encuestas me inducen a pensar en que a la gente no le gusta la tortilla de patatas.

Una vez tuve una conversación con un gran aficionado a los toros, me dijo que él nunca se aburría en una plaza, que disfrutaba con todas y cada una de las corridas que veía, y me hizo pensar un montón, tanto como aficionado a los toros como en todos y cada uno de los aspectos de mi vida.

La verdad es que intento aplicar mi particular conclusión a esa valiosa enseñanza todos los días de mi vida, y soy consciente que no lo logro en muchas ocasiones. Espero que si alguien lee esta entrada llegue a las mismas conclusiones que yo, y por supuesto las aplique.